Casesnoves

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

12. mi querido Manolo

Ya no te ven mis ojos
siento tristeza
aunque tú te llevaste
mi dulce queja.
Qué gran vacío
buscando hueco
a la esperanza
susurran mis oídos
algo te falta.
Me enseñaste a sufrir
a redimirme
vive en mí tu recuerdo
hasta morirme.

 

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

13. Las vivencias espirituales de la sierva de Dios

Pido con toda humildad
el espíritu de mártir
para poder caminar
y del todo arrancar
estos hilos que me atan
a tanta comodidad.

No me dejes ir
sola por el camino:
sin que nadie lo advierta
intimidad contigo.
Como raíz escondida
trabajando sin ser vista,
alimentará la savia
pata dar a las almas
frutos de vida.

Mientras te repele la cruz
vacía está tu morada
no te hagas la ilusión
así, no conseguirás nada.

Dadme Señor más fe
que no te veo.
Dadme Señor más fe
que tambaleo.
Dadme Señor más fe
es mi mayor deseo.

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

14. Crecimiento espiritual en la sierva de Dios

Tarea ruda, imperfecta.
¿Cómo soñar despierto?
Apaga tus sentidos
percibirás la intimidad
de lo divino.

Entonces… (Señor)
la noche se hará luz
y tu amor mi libertad
y el ansia de darte gloria
mi mayor felicidad.

Hacer desierto en mi vida
sentir tus pasos cercanos
y tu presencia me haga
descubrirte en el hermano.

(Señor): Cepíllame fuertemente
para que no se me pegue
el polvillo de la tierra,
pues tan hermosa la hiciste
que sin querer, se me van
los ojos en pos de ella.

Pobre del todo, Señor,
quiero hacerte sonreír
pensar y luchar contigo
aunque me tenga que herir,
me está pidiendo la entrega
y yo te pido un favor:
que apartes lo que me impida
corresponder a tu amor.

 

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

15. Intimidad con el Señor

Un nuevo día Señor
y ya subida en tu barca
dispuesta estoy a seguiros
¿a dónde me llevarás?
No te importe, ven conmigo
entonces descubrirás
una nueva creación
la plenitud del amor
que he puesto en tu corazón.

Te prometo mi amor (Señor)
que será calor de amigo
en mi pobre corazón.

Si un rayito de tu luz me iluminara
segura estoy, jamás te abandonara.
Si una chispa de tu amor en
mí prendiera
fuego devorador me convirtiera.
Sin luz, sin fuego
cómo puede vivir mi pobre alma.

Me ha dado cita el amor (Señor)
y corro con tal viveza
que es capaz de aniquilar
mi inconstancia y mi pereza,
y si no pongo reparo
a mi corto entender
llegaré a comprender
que todo ser es mi amado.

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

16. En Ti, Señor, pongo mi esperanza

Qué puedo yo darte a Ti
para poderte agradar,
toma de mí cuanto soy
y no te deje de amar.

Imposible comprenderlo
pero me fío de Ti,
aunque todo me lo pidas
he de decirte que sí.

Y superando el presente
con tan amargo sabor
gozarás enteramente
del amor, siempre el amor;
goza sintiéndote amada
por Dios, que es amor.

Quiero abrasarme en tu amor
y mi vida sea ejemplo
en el gozo y el dolor.

Mi vida es oración
y de tal manera entregada
que todo lo que tengo en nada
sin nutrirme de oración.

 

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

17. Yo soy la arcilla, Tu eres el alfarero

Señor: Déjame hacer en tus manos
para que pueda crecer.
Déjame hacer en tu luz
para que pueda ver.
Déjame hacer en tu cruz
para poderme ofrecer.
Déjame hacer en tu amor
y te sabré comprender.

Cuando de mí nada quiera
tan sólo amor para amarte
será mi oración más pura
y mejor para entregarme.
Pues ya que
buscándome a mí misma
no te he hallado
desasida de todo, te he encontrado
amor crucificado.

Me ha dado cita el amor
un amor crucificado,
si aceptas la invitación
sabrás de quien te has fiado.

Sólo Tú, Señor, llenas mi vida
sólo Tú, Señor, colmas mi anhelo
sólo Tú, Señor, templas mi fuego
sólo Tú, Señor, mi consuelo.

 

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

18. Tu mirada, Señor, me da luz y alegría

Qué me importa la vida
qué me importa el dolor.
Lo que me importa es tu voluntad,
Señor.

Tu mirada acaricia (Señor)
promete ensueños
qué feliz yo me siento
junto a mi dueño.

Tu mirada da luz
sana alegría
qué feliz yo seré
junto a mi vida.

Tu mirada es
de firme esperanza
junto a ti mis
anhelos
colmarán
mis ansias.

Para Ti, sólo mi amor (Señor)
de tal manera
que nada me cautiva
ya en la tierra.

 

Poesías de la sierva de Dios Adela Soldevila

19. Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas Tu rostro

Ven Espíritu Santo
arranca de mi corazón
todo obstáculo, que me impida
tu acción, perseverando
en constante inmolación.

Atenta a tu llamada (Señor)
en actitud de espera
nada turbe mi paz
es todo una quimera
que pronto pasará
tan sólo amor perdurará.

Señor: Dame tu luz que ilumine
para poder caminar
con ilusión y esperanza
a la patria celestial.
Salimos a su encuentro
con la lámpara encendida
y así comprometida
lo demás lo tengo en nada.

 

Poesías de la sierVa de dios adela soldeVila

20. quiero ir al encuentro del señor

Oh fugaz ilusión
de la vida,
qué sería de mí
sin tu firme esperanza.
Transida de dolor
el sollozar del alma
se eleva hacia ti (Señor)
buscando anhelos
que mitiguen la sed de mis desvelos.
¿Si pudiera decirles
lo que siento?
Déjame ya morir en mi lamento.

Que cambie todo mi ser
llegar, poder gozar
con alegría en la vida
y en toda la eternidad.

21. en eL atardecer de La vida

¿Qué es la muerte?

Abrazo eterno en tu regazo
¿Que importa el frío de lo inerte?
Pues me darás la vida;
¿Por qué temerte?
Liberación cumplida.

Llegamos a lo último que escribió la Sierva de Dios; lo hemos encontrado en el reverso de una estampa de la Inmaculada. Seguro que lo escribió cuando veía la muerte muy de cerca.

Quiero iniciar hoy una serie nueva sobre nuestros siervos de Dios Manuel y Adela basándome en la exhortación apostólica del beato Juan Pablo II, el Grande, sobre la familia. El papa en esta exhortación marca el estilo de la familia cristiana del siglo xx y después de estudiar a fondo a los siervos de Dios, pienso que su vida familiar fue muy de acuerdo con lo que dice el papa muchos años después. De ahí mi intención de comentar algunos aspectos de la exhortación apostólica a la luz de la familia formada por Manuel y Adela.

Quiero iniciar hoy una serie nueva sobre nuestros Siervos de Dios Manuel y Adela basándome en la exhortación apostólica del beato Juan Pablo II, el Grande, sobre la familia. El papa en esta exhortación marca el estilo de la familia cristiana del siglo xx y después de estudiar a fondo a los Siervos de Dios, pienso que su vida familiar fue muy de acuerdo con lo que dice el papa muchos años después. De ahí mi intención de comentar algunos aspectos de la exhortación apostólica a la luz de la familia formada por Manuel y Adela.

Arturo Climent Bonafé, abad de Xàtiva y vicepostulador de la causa de canonización

He iniciado esta serie nueva sobre nuestros Siervos de Dios Manuel y Adela basándome en la exhortación apostólica del beato Juan Pablo II, el Grande, sobre la familia. El papa en esta exhortación marca el estilo de la familia cristiana del siglo xx y después de estudiar a fondo a los Siervos de Dios, pienso que su vida familiar fue muy de acuerdo con lo que dice el papa muchos años después. De ahí mi intención de comentar algunos aspectos de la exhortación apostólica a la luz de la familia formada por Manuel y Adela.

Adela Soldevila y Manuel CasesnovesIniciamos hoy esta hoja mensual propagandista del proceso de canonización de los siervos de Dios Manuel y Adela, hijos de Xativa y feligreses de la Iglesia Colegial Basílica de Santa María, con el fin de dar a conocer de manera sencilla, clara y directa quiénes son estos siervos de Dios, qué hicieron y por qué se ha iniciado el proceso de su canonización. Son los dos, Manuel y Adela, un matrimonio católico, padres de familia y cristianos comprometidos con el Evangelio.

Quiero darlos a conocer e invitar a todos a rezar para que la causa de canonización siga sus pasos con rapidez y eficacia. Necesitamos su intercesión, sus milagros, su mirada amorosa ante Jesucristo y eso requiere la colaboración de todos. Cuanto más se conoce a este matrimonio más se le admira y se le quiere.

SEMBLANZA DE LOS SIERVOS DE DIOS

l. Manuel Casesnoves nació el 30 de junio de 1904 y Fue bautizado en la Parroquia de Santa Tecla el 2 de julio del mismo año; murió el 24 de mayo, fiesta de Maria Auxiliadora, por quien sentía una especial devoción, en el año 1958.

2. Adela Soldexrila Galiana nació también en esta ciudad el 5 de mayo de 1906, siendo bautizada en la Iglesia Colegial el 10 de mayo del mismo año. Murió el 3 de marzo de 1988.

3. Manuel y’ Pidela eran ‘vecinos, desde niños iban al mismo colegio, eran amiguitos. Los dos ingresaron al Bachiller en el Instituto de Xàtiva.

Sigue leyendo o accede a la versión PDF del artículo

Adela Soldevila y Manuel Casesnoves

EL PROCESO DIOCESANO Y SU CLAUSURA

19. Fue en el verano de 2007 al finalizar el curso de catequesis cuando doña Adela Casesnoves, hija mayor de los siervos de Dios y yo hablamos sobre el inicio de este proceso de canonización. La conversación fue una delicia, una verdadera gozada para ambos. Anteriormente ya lo había expuesto a los sacerdotes de la ciudad y hubo opiniones de todo color. Pero en definitiva tenía que ser la Colegiata la parte actora junto con la familia. Por eso quise tener esta conversación con doña Adela Casesnoves. La conclusión fue clara y rotunda: vamos a pedir que se inicie el proceso de canonización.

20. El 2 de julio le escribí al señor arzobispo don Agustín García Gasco para que considerara la oportunidad de iniciar el proceso. Su respuesta fue inmediata y afirmativa. Nos pusimos a trabajar. Y en la Noche Buena de ese mismo año lo comunique a los feligreses de la Colegiata, con estas palabras:

21. En esta Noche Santa de Naviclad tengo la alegría de comunicarles que la Iglesia Colegial Basílica de Santa María  ha pedido al Sr.Cardenal Arzobispo de Valencia el inicio del Proceso de Canonizacián de los siervos de Dios Manuel Casesnoves Soler y Adela Soldevila Galiana, filigreses de nuestra parroquia.

La Colegiata junto con los miembros de la familia Casesnoves-Soldevila, se ha constituido en la Parte Actora de la Causa de Canonización.

Sigue leyendo o accede a la versión PDF del artículo

Adela Soldevila y Manuel Casesnoves

 Siervos de Dios Manuel Casesnoves y Adela Soldevila

 Padres de familia

 Arturo Climent Bonafé

Abad de Xàtiva y vice postulador de la causa de canonización

Entrega del Trasunto a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos de Roma.

         37.- A principios de julio de 2013 decidimos ir a Roma a entregar toda la documentación del Proceso de canonización de los Siervos de Dios Manuel y Adela; como ya se ha dicho en la Hoja anterior, eran bastantes tomos ya que se trata de dos procesos distintos.

         Al finalizar el proceso diocesano presté juramento como portador del Trasunto de que iba a cumplir adecuadamente mi misión. Me acompañó don José Gascó Casesnoves, sacerdote, nieto de los Siervos de Dios.

         En Roma nos esperaba la postuladora doña Silvia Correale, mujer intrépida y trabajadora que lleva muchos procesos de canonización; nos explicó lo que había que hacer.